miércoles, 21 de mayo de 2008

¿Paranoia? Sí, puede ser, me encuentro totalmente desnudo.

Es impotencia, también.

Uno suele reaccionar mal cíclicamente con todo lo que va apareciendo hasta terminar tirado y sin vuelta atrás. ¿Y a quien le importa? Ni a mi que estoy en el piso.

Me gusta insultar, mandar a todos a la mierda, reaccionar mal.

“La vida es una tómbola”

Tengo miedo de lo bien que me está saliendo arruinar todos y cada uno de mis días.

¿Y a quien le importa? Si nadie forma parte de tales días.

Dejé que arruinaran algo que me gustaba demasiado.

Es impotencia, también.

Ante la incapacidad de reaccionar violentamente busco lastimarme a mi mismo.

Aprendí a hacer que el tiempo se volviera estático y transcurriera con velocidad. Ahora me aterra no poder cambiar eso, no tener los ánimos para hacerlo.

¿Y que mierda haces leyendo esto?

3 comentarios:

perfume de flor... dijo...

ya que me lo preguntás te contestó. sucede que a veces todo parace una mierda, porque realmente a veces es asi: UNA MIERDA. tal cual lo escribiste, pero lo cierto es que no existe una mierda que cn el tiempo no se desintegre, el tema es contribuir desde el pensamiento a que eso que nos disgusta y nos hace seres tristes, no exista...se desintegre...
qué se yo...pero coincido en una frase "Tengo miedo de lo bien que me está saliendo arruinar todos y cada uno de mis días"
No dejemos que eso pase, por favor.
beso.

Mariana . dijo...

Estoy leyendo esto, porque siempre arruino las cosas cuando me estan saliendo bien, y a nadie le importa.. ni a mi me importa!!!

Violeta dijo...

Y leí esto porque hay veces que leo y me dan unas ganas tremndas de gritar. Entonces leía esto y tenía ganas de gritar, porque es lindo gritar fuerte y para nadie. Gritar y sentir que los pulmones manchados vuelven a estar limpitos otra vez, que no hay nada malo, nunca nada malo. Entonces miré por la ventana y grite muchísimo, mas fuerte que nunca, una, dos, y cinco veces. Y no paraba de gritar, nunca paro de gritar. Entonces me quedé sin aire, como cuando inflás un globo enorme y soplás, y le entregás todo el aire a ese globo que seguramente no va a ser para vos, entonces te arrepentís porque le entregaste tu aire a un globo que no tiene nombre ni alma ni nada. Es un globo que ahora tiene tu aire y juega con él como quiere, porque vos se lo diste, vos lo entregaste. Y me quedé sin aire porque se lo había regalado todo a aquella ventana de mierda, y ahora me arrepentía mientras leía unas palabras que aparecieron en la computadora y me decía para dentro, me lo decía bajto para que nadie lo escuche, me decía que también me encanta gritar y putear, mas putear que gritar, me encanta porque después te quedás vacío, te quedás livianito y se esfuman los nervios y entonces hay que empezar de nuevo para que la rueda siga girando. Entonces la rueda sigue y vos lees unas palabras que encontraste en la computadora y te dan ganas de gritar mientras mirás por la ventana, y al ratito, muy al ratito, te das cuenta que le estas regalando ese aire a una ventana de mierda y te arrepentis y volves a mirar a la pantalla que esta vez titila más rápido que nunca y te decis que te encanta putear y gritar, te gusta más una que la otra. Entonces mirás la computadora y lees eso que alguien escribió y lo lees sólo porque te dieron unas ganas tremendas de gritar y enonces respondes y le decis, te digo; lo leí por eso, sólo por eso.

me encanta!!!!! es muy lindo todo lo que escribís, hermoso!muchos saluditos!